Sabores únicos para comerte Sevilla de un bocado

Sabores únicos para comerte Sevilla de un bocado

Share Button

Aunque digan que Sevilla tiene un olor especial, y más allá de que no vamos a negar la evidencia, lo que sí tiene la capital andaluza es un sabor único y para chuparse los dedos.

Sí, lo confesamos: no hay una sola vez que visitemos los dominios hispalenses y que no caigamos (una y otra vez) en la tentación de probar bocado en las tabernas del Arenal, de la Alameda de Hércules, o en alguno de los muchos bares que toman forma en el barrio de la Alfalfa.

¿Que todavía no has probado el serranito o la tapa el adobito de la calle Sierpes? Pues sigue leyendo que este mes te desvelamos cuáles son esos sabores con los que querrás comerte Sevilla de un bocado.

El Serranito, el rey indiscutible de la ciudad

Una cosa es un bocadillo normal y corriente y otra muy diferente un serranito. Un auténtico bocadillo completo donde los haya con un interior delicioso formado por: un filete (que puede ser de pollo o de cerdo), un pimiento verde asado, jamón ibérico y aceite de la tierra. Un plato que se sirve con patatas fritas y que se suele comer con las manos y con una cerveza sevillana bien fría.

En la zona de la Alfalfa, cerca de Petit Palace Santa Cruz, son muchos los bares que lo tienen como plato estrella. Haz la prueba y verás.

El adobito del Cerrillo

Es imposible transitar por la calle Sierpes de Sevilla sin notar el olor a ese adobo tan riquísimo que hacen en la Bodega Blanco Cerrillo. Hablamos de un lugar de unos 5 metros cuadrados con una barra en la que puedes comer, tomar una cerveza y sobre la que el camarero anota a tiza lo que vas consumiendo. Una experiencia de principio a fin.

Aunque no es el lugar más lujoso y espacioso de la ciudad, te podemos garantizar que bastará un par de trocitos de adobo para que salgas del Cerrillo con una sonrisa de oreja a oreja. ¿Ubicación? Calle Sierpes, a unos 10 minutos del Petit Palace Marqués Santa Ana.

Los helados del Rayas

La heladería Rayas está abierta todo el año y hace unos helados cuyo sabor es indescriptible. Artesanos, riquísimos y con ese toque a azahar que lleva todo lo bueno que se hace en la capital hispalense, lo típico es ir “al Rayas” el sábado o el domingo después de haber disfrutado de una comida en familia o con amigos. Lo encontrarás cerca de la Plaza del Cristo de Burgos, a muy poca distancia del Petit Palace Canalejas.

Share Button
comentarios